Proyectos

Proyecto India (FVF)

Desde 1997 ofrecemos formación a fisioterapeutas locales y a personal cualificado de la Fundación Vicente Ferrer. Nuestro ámbito de actuación actual és mayoritariamente el de la diversidad funcional sobretodo Parálisis Cerebral Infantil o patologías afines.

Cada año seleccionamos voluntarios especializados y conjuntamente con el referente y cordinadores de proyectos de Fisios Mundi y el cordinador en la India, planificamos el trainning que se llevará a cabo.

Proyecto Vietnam (IPI- COOP)

En el 2015 se visitaron 3 orfanatos y se detectó una gran necesidad de formar a los trabajadores locales de estos centros para dotar de herramientas básicas para mejorar los cuidados de los niños que viven allí y atender de manera adecuada a los que sufren alguna patologia o diversidad funcional. Actualmente IPI COOP tiene un trabajador local que se ocupa de coordinar y supervisar estos centros y tenemos previsto ofrecer formación a cada centro con la ayuda de voluntarios especializados que se desplacen allí una o dos veces al año.

Proyecto Líbano

Campos de refugiados (): Este año hemos hecho un primer viaje de observación y detección de necesidades y se ha creado un grupo de voluntarios para poder viajar de manera periódica y hacer formación a personal sanitario o fisioterapeutas locales que están trabajando en centros de salud y atienden a muchas personas con diversidad funcional y no disponen de los recursos necesarios para hacerlo.

Proyecto de Cooperación local – Sant Boi (CFC – ECOM i AVECE)

En el 2016 se empezó a ofrecer tratamiento de fisioterapia semanalmente a personas que habían sufrido un Accidente Vascular Cerebral y que debido a su situación de cronicidad de la enfermedad y de vulnerabilidad o falta de recursos económicos no podia acceder a un tratamiento rehabilitador de manera habitual.

Proyecto de Cooperación local- Cornellà de Llobregat (CFC- CARITAS)

Estamos en la fase inicial del proyecto; el planteamiento es dar a conocer la fisioterapia, hacer detección de necesidades y poder ofrecer tratamiento a aquellas personas que viven en las viviendas sociales para mayores de 65 años y que se encuentran en situación de riesgo de exclusión social y pocos recursos económicos y que además padecen afectaciones y patologías crónicas propias de la edad.